Energías renovables para su casa

La Energía Geotérmica

El principio de la Geotermia consiste en recuperar la energía contenida en el suelo y utilizarla para calentar o refrigerar en un proceso similar a las bombas de calor. Se trata de una energía gratuita que se renueva constantemente.

Existen dos clases de sistemas geotérmicos, la captación horizontal (en superficie) y la captación vertical (por perforación).

La Captación Horizontal:

Geotermia por captación horizontal
Es el sistema geotérmico más sencillo de instalar y por tanto, el más utilizado en viviendas unifamiliares.

La red de captación se entierra a unos 80 cm de profundidad y recoge la energía del suelo.

La superficie necesaria en el jardín para la colocación de la red de captación es de 1,5 - 2 veces la superficie que hay que calefactar.

La Captación Vertical:

Geotermia por captación vertical

Los captadores verticales se instalan a partir de unas perforaciones en el suelo y están constituidos de dos tubos de polietileno que forman una U.

En el circuito creado circula un liquido refrigerante.

La capacidad de absorción calorífica media de un captador vertical está de cerca de 50 W por metro de perforación.

A menudo es necesario utilizar dos o más captadores con una separación entre ellos de unos 10 metros.

Así, dos sondas geotérmicas de 50 m de profundidad convienen para calentar una casa de 120 m2 habitables. Es la opción más cara ya que es necesario una empresa cualificada de perforación.

Conceptos de geotermia a tener en cuenta:
Se debe tener en cuenta que entre los 10 o 20 metros de profundidad la temperatura es constante durante todo el año, rondando entre los 7 y 14 grados, y por cada 100 metros de profundidad la temperatura aumenta 3 grados centígrados, con lo cual el aporte de calor será mayor y el consumo del aparato será más bajo y regular.

Ventajas de las Bombas de Calor Geotérmicas:

En comparación con los sistemas tradicionales, las bombas de calor geotérmicas tienen las siguientes ventajas:

1. Máximo ahorro económico

  • 40-60% comparado con sistema de bomba de calor agua-agua o aire-agua.
  • 75% comparado con sistema de radiadores eléctricos.
  • 60% comparado con sistema de Gas Natural.
  • 70% comparado con sistemas que usen otros combustibles.

2. Reducido coste de mantenimiento y mayor vida útil.

3. Menor ruido ya que no existen compresores ni ventiladores externos.

4. No hay riesgo de legionela debido a que no necesitan torres de refrigeración para realizar la conensación.