Energías renovables para su casa

La Energía Solar térmica

La energía solar térmica consiste en el aprovechamiento del calor solar mediante el uso de paneles (también llamados colectores) solares térmicos.

De manera simplificada, una instalación de energía solar térmica funciona de la siguiente manera:

Esquema de energia solar termica
El colector solar
recibe los rayos del sol y convierte esa energía recibida en calor. A través del colector pasa un conducto con forma de serpentin con agua. Esta agua, que entra fría, se va calentando a medida que discurre por el colector y sale caliente de él. El agua caliente sigue su camino por la tubería y llega a un deposito (acumulador) de agua. Dentro de acumulador, el agua puede seguir dos caminos. Mientras no se use agua, esta se enfría y vuelve al colector para calentarse. Cuando se usa agua caliente, esta sale del acumulador y pasa a través de un calentador de apoyo que calienta el agua hasta la temperatura deseada y la reparte por toda la casa.

El consumo energético lo tenemos en el uso que se hace del calentador de agua. Si tenemos en cuenta que el agua ya entra caliente al calentador, el consumo energético puede ser mucho menor y el ahorro económico, a final de mes, importante.

A nivel doméstico, la energía solar térmica se utiliza para:

- Calentamiento de agua sanitaria (ACS).
- Calefacción por suelo radiante.
- Calefacción de agua en piscinas.

Según las necesidades de cada uno, la instalación de energía solar térmica puede resultar más o menos compleja. Podemos encontrar desde equipos compactos para dotar de agua caliente sanitaria a una casa unifamiliar, hasta instalaciones más complejas con fluidos caloportadores distintos al agua, intercambiadores de calor, grandes depósitos de acumulación, etc...

Actualmente se puede afirmar que el aprovechamiento de la energía solar térmica es máximo, y que las inversiones realizadas en general son amortizables sin necesidad de subvenciones.

En los últimos años se viene produciendo un aumento del uso de instalaciones solares térmicas debido, por una parte, a la mayor sensibilidad social y política hacia temas medioambientales y, por otra, a la continua mejora y reducción de costes de los sistemas solares térmicos.

Con la entrada en vigor del nuevo Código Técnico de la Edificación (CTE) a principios de 2007 todas las nuevas construcciones están oblidagas a instalar sistemas de energía solar térmica. Con ello, se cubrirán entre un 30% y un 70% (en función de la comunidad autónoma) de las necesidades de agua caliente de la casa con lo que el ahorro a final de mes se vuelve importante.

Ejemplos de esquemas de instalaciones solares térmicas diferentes:

En viviendas unifamiliares:

En Edificios: